Somos L'Alacantí

El nuevo periódico de la comarca

Publicidad Cabecera

El Campello LOCAL

Hechos y relatos

Ángel Sánchez
Ángel Sánchez

Ángel Sánchez

En política, el relato es importante. Eso sí, siempre que éste esté fundamentado en hechos comprobables. Otra cuestión es que, en demasiadas ocasiones nos encontramos con relatos fundamentados, o en el interés por crear opiniones ( favorables o desfavorables) o de consolidar o modificar hechos. La falsabilidad de los relatos de “la política”, desgraciadamente, están sujetos a uno de los fenómenos subjetivos más esgrimidos: la opinión. Pero la opinión, siendo legítima, si no está sustentada por datos y hechos se convierte en algo no analizable, como decía, por ser subjetiva y siempre susceptible de establecer confrontaciones sin salida, donde una parte pretende imponerse a otra. Osea: un bucle sin solución.

Publicidad

         La cuestión de la indemnización que nuestra administración municipal debe abonar (con el dinero de todos y todas los campelleros) a la constructora del parking de la Avenida Els Furs ( y a sus acreedores) tiene origen en un hecho: una decisión política. Un gobierno en minoría ( recordar que el PP recuperó la Alcaldía en 2004 mediante una moción de censura apoyada por un transfuga del Bloc Nacionalista) toma la decisión de crear un servicio de aparcamientos públicos a través de un convenio mediante el cual, la empresa adjudicataria se comprometía a construir la instalación, además de a urbanizar la Calle San Bartolomé, a cambio de una larga concesión para gestionar el aparcamiento.

         En la sesión plenaria del 7 de julio de 2006, se aprobó el único punto del orden del día: estudio viabilidad anteproyecto e inicio expediente contratación y aprobación pliego de clausulas administrativas para la concesión del aparcamiento y urbanización de la Calle San Bartolomé. Se aprueba con los votos del PP, más el del transfuga del Bloc y 2 transfugas del PSOE, cuestión que podría haber puesto en cuestión la legitimidad de la decisión, amén del contenido de ese estudio de viabilidad. El 25 de enero de 2007 se adjudicaba a la misma empresa que realizó la propuesta y anteproyecto de viabilidad, anteproyecto que, lejos de ser cuestionado o siquiera enmendado, fue aceptado técnica y financieramente.

         En la sesión plenaria del 25 de enero de 2007, los representantes políticos realizaron manifestaciones que, en mi opinión, expresan un compromiso claro con el hoy fallido proyecto. Por ejemplo, el entonces Alcalde, dirigiéndose a la oposición, le pidió una solución que no acarrease costo alguno como la que se estaba planteando el PP. Igualmente afirmó que si el proyecto fuera financiado directamente por las arcas municipales, ésto afectaría negativamente a la fiscalidad local. A la vista de como se ha desarrollado el asunto, ¿paradójico, no?

         Como parte del argumentario del gobierno del PP, el entonces Concejal de Hacienda ( el hoy Alcalde) llega incluso a preguntar a la oposición cual sería el sentido de su voto si la obra se financiase a través de un préstamo.

         Como puede observarse, el relato era claro: una infraestructura que, a cambio de la gestión, beneficiará a El Campello y a su principal zona comercial. Pero el relato ha cambiado: ahora, ya no es una infraestructura que no le costará nada al erario municipal, sino un problema que asciende a ocho millones y medio de euros ( en principio) para cumplir la sentencia que condena al Ayuntamiento frente a la reclamación de la empresa concesionaria. Y el relato se convierte ahora en reflexivo: lo que antes era una obra que no requería inversión pública directa, ahora es una “obra realizada que hay que pagar”. ¿Se percibe el más que curioso cambio de registro en el relato?.

         Evidentemente, para los “creyentes” el nuevo argumento es absolutamente válido, pero los hechos contradicen abierta y claramente esa visión retrospectiva claramente manipulada. Ahora, se suma a ese nuevo relato el partido de Ciudadanos, que sin ninguna necesidad ( con solo reconocer que el pago es obligado, dada la sentencia,en mi opinión, habría sido suficiente) se une a esa variación cuyo objetivo no es explicativo, sino claramente en la línea de manipular la realidad de lo que ocurrió y  que hoy estamos pagando.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *