Somos L'Alacantí

El nuevo periódico de la comarca

COMERCIO DE SAN VICENTE

San Vicente del Raspeig

Reinventando las ilusiones

Pascual Andrés Tévar nos envía un nuevo artículo

En la vida estresada y compleja de los inicios de 2021 que hemos asumido, en medio de la tormenta de la pandemia, se tiene que buscar con la ansiedad a cuestas, una alternativa en forma de afición, y pasión al mismo tiempo, para desahogar, para reencontrar la sabiduría de las emociones más intensas.

En mi caso, lo encontré hace ya más de 33 años, en la Peña Madridista San Vicente del Raspeig, y me ha sacado de muchas historias de depresiones sin límites, que ahora no toca detallar.

En esta tremenda mezcla de desafíos y emociones, a los que nos somete cada día la pandemia del Covid-19, ha sacudido y dejado casi sin alternativas, la convivencia y sentido de compartir y convivir en la Peña.

Los socios, en buena lógica, de cumplir con los protocolos, y salvar miedos, no han asistido al local social, y cumpliendo con las medidas, apenastres o cuatro socios, acudíamos, para convivir emociones, viendo a nuestro Equipo del alma. Y demostrando hasta qué punto el virus, nos ha hecho cambiar nuestras vidas, y nuestras emociones.

Con la ansiedad a cuestas, nos hemos atrevido a ver el fútbol con los estadios vacíos, como si la afición no existiera, y sin aceptar nunca, que eso fuera real en todos los sentidos, sino como una imposición de normas de convivencia para estar a salvo de la pandemia.

Hasta tal punto, que me encontrando solo viendo el partido en la Peña, al estar cerca de casa, y entendiendo que las limitaciones de los horarios, no dejaban posibilidad de acudir por parte de los socios a la sede, y por mi parte, como capitán del barco, quería reivindicar de alguna manera, que la Peña estaba viva, y echando a imaginación a volar rodeado de tantos recuerdos.

En inmensas ocasiones, en la soledad autoimpuesta, he revivido tantas emociones compartidas en la Peña, que me cuesta aceptar, no tener opción a compartir con los Peñistas y Amigos. Porque una pandemia, ha dejado aparcadas nuestra forma de entender la vida, de las intensas tertulias en la sede. Es entonces, cuando el recuerdo de los Aniversarios, de los viajes al Santiago Bernabéu, de los viajes a las Peñas Amigas, se convierte en metas a recuperar, y nos incrustan fortaleza, y nos sacuden las ilusiones, para seguir resistiendo.

Últimamente, con todas las restricciones de los horarios, no podemos asistir a la Sede en momento alguno, para vivir los partidos, y por cualquier otro motivo. Y es entonces, cuando te debates en las inevitables inseguridades, y en los miedos, para no perder la calma, y tener fe en la resistencia y responsabilidad individual y colectiva, inundada de sufrimientos y dudas. Para buscar la fortaleza moral, y la solidaridad, y con la lucha de superaciones diarias, como camino necesario para luchar sin descanso por el nuevo futuro.

Tal vez, esta pandemia, que ha castigado hasta límites no imaginable la convivencia, en todos los sentidos, y en nuestra Peña, nos haga reflexionar, lo necesariamente grande que es compartir valores, y emociones, y reinventar las ilusiones, bajo la increíble luz mediterránea.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *